lunes, 28 de octubre de 2013

El Vino es un Alimento Saludable (...administrado con tino y justa medida)

Me gustaría empezar mi Blog con un aspecto del vino que, hasta que inicie mi andadura en Twitter, no había profundizado.

A lo largo de mi formación académica he podido aprender muchos aspectos relacionados con la Viticultura y la Enología, es decir, desde el cultivo de la vid hasta la elaboración del vino, pero han sido pocas las referencias que había leído sobre los beneficios de esta bebida milenaria. Gracias a Twitter y a los distintos coloquios que he asistido últimamente he podido comprobar que uno de los instrumentos más eficaces para difundir el consumo de vino era explicando los múltiples beneficios que tiene para la salud. Y es que cuando se habla de Salud, ya sea para bien o para mal, se nos agudizan los sentidos para no perdernos nada de esa conversación. 

Recientemente Richard Halstead, director general de la consultora británica Wine Intelligence, una de las más reputadas en información de mercados a nivel mundial, ha destacado que "hay que estar más en la línea de lo que nuestros consumidores quieren" y "hacer los deberes, porque si no actuamos para ocupar un espacio en la mente de nuestro consumidor, nos estamos arriesgando a perder ese espacio" asegura también que "el consumidor actual quiere controlar lo que consume, tenerlo todo inmediatamente, tener nuevas experiencias y conseguir bienestar".

Es cierto que en los últimos años están proliferando experimentos que avalan estos beneficios del consumo moderado de vino, pero ya en el s. V a.c el prestigioso Médico de la antigua Grecia Hipócrates, citó la célebre frase: "El Vino es una cosa maravillosamente apropiada para el hombre, si en tanto en la salud como en la enfermedad se administra con tino y justa medida" han pasado 2500 años y el fondo del mensaje sigue siendo el mismo que en la actualidad.
En el s. XIX d.c Louis Pasteur, químico francés cuyos descubrimientos tuvieron enorme importancia en diversos campos de las ciencias naturales, sobre todo en la química y microbiología, citó que : "El Vino es la más sana e higiénica de las bebidas" y viniendo del descubridor de la técnica de Pasteurización toma más relevancia. 

El vino siempre ha sido un alimento. En algunos momentos fue el vehículo de un importante aporte de calorías, hasta un 25% de la ingesta de los hombres adultos. Se bebía y se comía, mojando el pan, formando parte de postre y siendo componente habitual de muchos platos de nuestra cocina, pero hasta la Ley del Vino del año 2003, no se ha considerado oficialmente al vino como un Alimento. Neftalí Isasi fue en gran parte responsable de que se tomara esta decisión, de que la legislación se acercase a la realidad y de que lo que ya era el sentir general pasase a ser una verdad legal.

En su composición solo intervienen la uvas como ingredientes y multitud de microorganismos, que van a transformar unos componentes en otros, a través de la fermentación, por tanto también se puede considerar como un Alimento Natural
 
Tiene múltiples efectos positivos desde el punto de vista de la salud, los cuales ya no son objeto de estudios novedosos, sino que forman parte de las propiedades reconocidas de los mismos. Es por ello que, sin lugar a dudas, el vino es un Alimento Saludable, siempre que se consuma moderadamente.

A continuación voy a exponer algunas de las ventajas que ofrece el consumo moderado de vino para nuestra Salud:

Disminuye el riesgo de Alzheimer

El principal factor de riesgo genético para la enfermedad de Alzheimer, presente en aproximadamente 2/3 de las personas que desarrollan la enfermedad, es la Apolipoproteína E4 (ApoE4), proteína sintetizada por un gen que se encuentra en el cromosoma 19 y que es responsable del transporte del colesterol. Uno de los hechos científicos sin resolver todavía sobre el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, es como la ApoE4 hace aumentar el riesgo de desarrollo de la enfermedad neurodegenerativa.

En una investigación publicada en The Proceedings of the National Academy of Sciences, un equipo de investigadores del Instituto Buck para la investigación del envejecimiento, encontraron una relación entre la ApoE4 y la Sirtuina 1 (SirT1), una proteína anti-envejecimiento, que está influenciada por el resveratrol, presente en el vino tinto. Los investigadores encontraron que la presencia de este tipo de proteína (ApoE4) causa una reducción importante en la SirT1, tanto en células neuronales cultivadas como en muestras cerebrales de pacientes con ApoE4 y enfermedad de Alzheimer.

El grupo de investigadores también descubrió que las anomalías relacionadas con la ApoE4 y la enfermedad de Alzheimer, así como la creación de proteína tau fosforilada y la β-amiloide, se podrían prevenir mediante el aumento de la SirT1. Esto podría ser favorecido por el consumo de resveratrol a partir del consumo de vino tinto.

En este sentido, también se han identificado candidatos a fármacos que ejercen el mismo efecto. Esta investigación ofrece un nuevo tipo de estrategia para la prevención y el tratamiento de Alzheimer. Uno de los objetivos de los investigación es identificar un tratamiento seguro, no tóxico que se pudiera dar a cualquier persona que porta el gen ApoE4 para prevenir el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. En particular, los investigadores descubrieron que la reducción en la SirT1 se asoció con un cambio en la forma en la que se procesa la proteína precursora de la β-amiloide. La ApoE4 favoreció la formación del péptido beta-amiloide que se asocia con las placas amiloides o neuríticas que son una de las características distintivas de la enfermedad .

Los tratamientos preventivos son especialmente necesarias para el 2,5% de la población que llevan dos genes para la síntesis de la proteína ApoE4, que predispone a un riesgo más alto aproximadamente 10 veces mayor de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, así como para el 25% de la población con una sola copia de ese gen. El grupo espera que el trabajo actual identifique agentes terapéuticos simples y seguros que se pueden proporcionar a portadores de ApoE4 para prevenir el desarrollo de la enfermedad neurodegenerativa.

Mejora el Deseo Sexual de las Mujeres

Mientras que algunos trabajos previos ya habían vinculado el vino con una mejor respuesta sexual en los hombres, nadie se había preocupado de ver qué pasaba en el sexo femenino. Los autores de esta investigación, de las Universidades de Torino y de Florencia (Italia), han evaluado este último caso en 798 mujeres de la región de la Toscana. A las participantes, que llevaban más de tres meses en una relación estable, las dividieron en tres grupos. El primero estaba formado por aquellas que tomaban una o dos copas de vino al día (consumo moderado), el segundo grupo eran abstemias y el tercer grupo lo componían "bebedoras ocasionales", que ingerían esporádicamente, pero menos de un vaso diario. Asimismo, todas tuvieron que rellenar el cuestionario del Índice de la Función Sexual Femenina (FSFI), una escala aceptada internacionalmente que evalúa la sexualidad de las mujeres a través de 19 preguntas repartidas en seis categorías: deseo, excitación subjetiva, lubricación, orgasmo, satisfacción y dolor.

 
Sus conclusiones, publicadas en la revista Journal of Sexual Medicine, muestran que aquellas mujeres que bebían una o dos copas de vino tinto diarias obtenían mejores puntuaciones en el deseo sexual, en la lubricación y en la función sexual general que las participantes de los otros dos grupos. Pero este alcohol no afectaba a los otros parámetros de la sexualidad femenina. A pesar del hallazgo, los investigadores reconocen "que los mecanismos sobre cómo actúa esta bebida en la respuesta sexual de las mujeres no se conocen y hay que hacer más estudios sobre el tema".

Una de las hipótesis es que sean los polifenoles (uno de los componentes del vino) los responsables de esta mejoría sexual. El vino tinto contiene más polifenoles que otros vinos y que otras bebidas alcohólicas, lo que podría explicar la diferencia observada entre las mujeres de los tres grupos. Por otro lado, existen evidencias de que los flavonoides (otro de los componentes del vino) podrían mejorar la función endotelial, aunque su mecanismo de acción aún no se comprende bien. Al mejorar la actuación del endotelio, se facilita la vasodilatación arterial y todo el conjunto tiene efectos positivos en las relaciones sexuales.

A pesar de que existe la creencia general de que el alcohol desinhibe a las mujeres y las hace más receptivas hacia el sexo, esto es cierto sólo en un pequeño número de ellas. La investigación italiana es una de las primeras en demostrar científicamente que un consumo moderado de la bebida de Baco tiene efectos beneficiosos en los momentos de placer en la intimidad.

Puede prevenir la sordera

Un estudio realizado en el Hospital Henry Ford en Detroit ha llegado a la conclusión de que el vino tinto también puede proteger contra la pérdida de audición. Se cree que el resveratrol químico, que se encuentra en las uvas tintas es la razón clave de este nuevo descubrimiento. Este compuesto ya se ha relacionado con otros beneficios positivos para la salud como la prevención del cáncer y enfermedades del corazón.

En el estudio, realizado con ratas sanas, han descubierto que estas son menos propensas a sufrir pérdida de audición causada por el ruido cuando se les administra resveratrol antes de ser expuestas a tales sonidos. El líder del estudio, el Dr. Michael Seidman comenta que "el resveratrol es una sustancia química muy potente que parece proteger contra el proceso inflamatorio en el cuerpo, en su relación con el envejecimiento, la cognición y la pérdida auditiva".

La pérdida de audición afecta a la mitad de las personas mayores de 60 años, pero muchas comienzan a sufrir problemas a los 40 o 50 años. Esta pérdida auditiva se desarrolla con la muerte de pequeñas células del oído interno, debido al envejecimiento.

Acción Antiespasmódica

Efecto a nivel del tracto gastrointestinal. Los polífonoles actúan en el último tramo del intestino. Los taninos condensados, tienen una gran capacidad de retener agua por sus muchos grupos OH, producen un aumento de la masa fecal ya que no son digeridos y facilitan la eliminación de las heces por su acción humectante. En esta acción se asemejan a los componentes de las fibras dietéticas.

Acción Anti-bacteriana

Se ha encontrado que ciertos flavonoides presentan actividad frente a virus del grupo gripe, poliomelitis o herpes a través de la acción inhibidora de la lipoxigenasa. Por otro lado poseen efecto anti bacteriano frente a Salmonella Shigella y Escherichia Coli. Es decir, el histórico papel del vino como auxiliar digestivo está demostrado y los polífonoles erradican bacterias que normalmente provocan envenenamiento alimentario, disentería y diarrea.

Atividad antiinflamatoria y antialérgica

Los compuestos polifenólicos inhiben la liberación de ácido araquidónico por parte de las células inflamadas. Por esta razón las enzimas lipoxigenasa y ciclooxigenasa disponen de menor cantidad de sustrato para la síntesis de los compuestos responsables de la respuesta inflamatoria: endoperoxidos, prostaglandinas, tromboxanos, etc.

Otros compuestos como la quercitina inhiben la liberación de histamina y por tanto son capaces de bloquear la respuesta alérgica del organismo. El resveratrol inhibe la agregación plaquetaria e interfiere en el metabolismo del ácido araquidónico por lo que también tiene actividad antiinflamatoria.

Aportan Minerales y Oligoelementos

  • Magnesio : Disminuye el estrés y el agotamiento.
  • Zinc : Mejora las defensas inmunizarías.
  • Litio : Equilibra el Sistema Nervioso.
  • Calcio y Potasio : Garantizan un adecuado equilibrio iónico y eléctrico.
  • Hierro : Se recomienda en casos de Anemia, ya que el vino contiene medio miligramo de hierro, además el poco alcohol que contiene ayuda a la absorción del hierro.

Actividad Cardioprotectora

Estudios realizados por investigadores del Royal Free Hospital de Londres, así como de la Universidad de Grenoble, en Francia, avalan la idea que el consumo moderado de vino, especialmente el tinto, contribuye al buen funcionamiento de las arterias, ayudando a eliminar el colesterol malo (o fracción LDL del colesterol) aumentando la concentración de las lipoproteinas de alta densidad( la fracción HDL del colesterol, colesterol bueno).
Por ello los taninos ayudan a evitar la formación de trombos en la sangre , reduciendo el riesgo de sufrir infartos de miocardio. Estos estudios demuestran que los habitantes de los países mediterráneos que consumen vino en cantidades moderadas tienen un menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

En el caso de Francia resultaba paradójico que a pesar del gran consumo en su dieta de mantequillas, natas y quesos, presentaban una mortalidad baja por problemas de corazón, lo que se conoció como "La Paradoja Francesa". La explicación se encontró en que los franceses tomaban en las comidas una copa de vino tinto.

Estudios realizados "in vivo" en humanos con vino tinto han puesto de manifiesto que el vino ejerce sus actividades cardioprotectoras mediante múltiples mecanismos, tales como:
  • Disminuyendo la trombosis, al reducir la agregación de las plaquetas o trombocitos, reduciendo la concentración en fibronógenos y aumentando la fibrinólisis.
  • Reduciendo el espasmo de la arteria coronaria en respuesta al estrés correspondiente. Aumentando el flujo sanguíneo coronario mediante la vasodilatación correspondiente.
  • Reduciendo la presión sanguínea.
  • Reduciendo la concentración de insulina en el plasma, la insulina es una hormona protéica que aumenta la síntesis de los triglicéridos derivados de la glucosa, impidiendo la degradación de los triglicéridos a glicerol y haciendo que los ácidos grasos sean los precursores del colesterol
  • Incrementando la concentración de estrógeno a en el plasma. Los estrógeno a son hormonas que reducen de forma muy importante la concentración de colesterol en el plasma de mujeres premenopáusicas, observándose en éstas una arteriosclerosis significativamente menor que en los hombres.

Actividad Antimutagénica y Anticarcinogénica

En estudios con animales de laboratorio se ha comprobado que los flavonoides inhiben la aparición de tumores inducidos químicamente y parecen proteger al organismo de compuestos mutagénicos. Sin embargo en humanos los resultados son contradictorios y es necesario profundizar en nuevos estudios.

Regula el envejecimiento celular

En la Universidad de Harvard, se ha demostrado que el resveratrol, sustancia que contiene la piel de las uvas tintas, con la finalidad de proteger naturalmente de los hongos, tiene la capacidad de estimular las sirtuinas, unas enzimas que regulan el envejecimiento celular .

Otro estudio realizado en la Universidad de la Borgoña y el Instituto de Agricultura Orgánica de Suiza demuestra que el vino de producción ecológica contiene doble cantidad de resveratrol que el no sometido a estas prácticas. Según el citado estudió el vino ecológico contiene 12 miligramos por litro de resveratrol frente a los 6 de un vino, cuya uva ha sido tratada con fitosanitarios y abonos químicos.

Mejora la Agilidad Mental

Para tu cerebro, parece que es mucho mejor beber vino que abstenerse de hacerlo. Así lo prueban cerca de 70 estudios científicos recientes que muestran cómo el consumo leve o moderado de vino mejora la función cognitiva y la agilidad mental. Además, ingerirlo en pequeñas dosis previene la demencia, tal y como demostraba un estudio de la Academia Sueca Sahlgrenska basado en un seguimiento a 1.500 mujeres durante 34 años. Posiblemente se debe a que los antioxidantes del vino reducen la inflamación, impiden que las arterias se endurezcan (aterosclerosis) e inhiben la coagulación, mejorando así el riego sanguíneo de nuestro órgano pensante, tal y como concluía un análisis publicado en el Acta Neurologica Scandinavica.

Efecto Antigrasa

El consumo de vino activa al gen SIRT1, que impide la formación de nuevas células de grasa y ayuda a movilizar las ya existentes, tal y como demostraban científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en un estudio publicado en Nature. Otro trabajo dado a conocer en la revista Archives of Internal Medicine concluía que, aunque el alcohol contiene 7 calorías por gramo, sus efectos sobre el metabolismo hacen que beber vino moderadamente reduzca la obesidad y el sobrepeso al envejecer.

Sustituto del Ejercicio Físico

Una investigación publicada en la revista FASEB Journal sugiere que el resveratrol de la uva contrarresta eficazmente los efectos negativos de una vida sedentaria sobre el organismo. Los científicos realizaron sus experimentos sometiendo a varias ratas a un ambiente sedentario y limitando sus movimientos. A un grupo de roedores se le suministró resveratrol. Así observaron que solo los animales que no consumían este ingrediente del vino empezaron a sufrir disminución de masa y fuerza muscular y mostraron debilidad ósea. "El resveratrol no es un sustituto del ejercicio, pero puede disminuir el proceso de deterioro en caso de que un individuo se vea obligado a guardar reposo”, ha explicado Gerald Weissmann, editor jefe de la publicación.

Mantiene los Dientes Sanos

El vino tinto evita la caída de los dientes, de acuerdo con una reciente investigación italiana. Gabriella Gazzani y sus colegas de la Universidad de Pavia comprobaron que la costumbre ancestral de tratar las infecciones de las encías con vino y evitar, de este modo, la caída de los dientes tiene un fundamento científico. Según desvelaban en la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry, esta bebida alcohólica frena el crecimiento de los estreptococos de la boca, bacterias vinculadas a las caries, a la gingivitis y al dolor de garganta.


Hay que recalcar que estos efectos descritos se han visto con vino tinto y con su consumo moderado (uno o dos vasos al día). Se considera que 40 gramos de alcohol al día (1/2 litro) para el hombre y 20 gramos (1/4 litro) para la mujer son cantidades que el organismo puede metabolizar. No obstante, el nivel de toxicidad para el alcohol depende de distintos factores; la edad de la persona, su complexión corporal, su estado de salud o si ha consumido o no alimentos junto con la bebida alcohólica. Por este motivo, dado que el vino no solo tiene sustancias beneficiosas, las personas habituadas a beber vino deben saber que no es saludable tomar más de dos vasos al día (125 cc cada vaso). Tomar mayor cantidad comporta más perjuicio que beneficio.

Estos beneficios son los que he considerado como los más trascendentes para nuestra Salud, pero hay otros no menos importantes. Decir que, en la actualidad, existen multitud de líneas de investigación, en las mejores universidades de todo el mundo, que están descubriendo más compuestos del vino que intervienen de forma muy positiva en nuestro bienestar.

El vino no solo es disfrute, placer, compartir emociones, charlar, amistad, diversión, ocio… es un Alimento Saludable...si es administrado con tino y justa medida. SALUD!






Publicar un comentario