viernes, 15 de enero de 2016

Épocas de poda en seco de la vid

     La poda en seco puede realizarse, siempre que no se haya producido alguna anomalía vegetativa (debido a heladas, pedrisco, etc, ), desde que se inicia la fase de reposo, hasta ligeramente pasada la fecha de brote. Dentro de este periodo de tiempo podemos distinguir 3 tipos de poda:


  • ANTICIPADA: Se realiza antes de que las hojas hayan enviado a los sarmientos gran parte de sus reservas y que éstas vayan bajando hacia los brazos y troncos. Debido a esto se producirá un debilitamiento en la cepa por lo tanto el brote será tardío y de forma menos vigorosa. Cuanto más adelantemos la poda mayor será el debilitamiento y el retraso. Este tipo de poda puede tener aplicación en zonas de veranos largos, variedades de madurez precoz y muy vigorosas, cuando sean muy probables las heladas primaverales.


Inicio fase de reposo
    Poda anticipada
  • RETRASADA: Se realiza cuando ya se ha iniciado el brote. Con ella se elimina gran cantidad de reservas ya movilizadas por la planta, por lo tanto debilitará y retrasará el brote de las yemas. El debilitamiento es menor que el ocasionado por la poda anterior. Tiene aplicación cuando se quieran preservar a los brotes de los daños de las heladas tempranas y en zonas de veranos largos. También se recomienda retrasarla todo lo posible cuando existan casos de enfermedad por hongos de madera( en el caso de Eutipiosis,( Eutypa lata)), ya que el hongo decrece hacia final del invierno.

Inicio del brote
  • EN ÉPOCA NORMAL: Se realiza desde la caída de la hoja hasta la iniciación del lloro. Es la poda de los meses centrales, la que priva a la cepa de menos reservas, por ser este el período cuando puede considerarse nulo el movimiento de las mismas. Dentro de esta poda, a igualdad de todas las otras condiciones, la poda temprana retrasa el momento de la brotación, mientras que la poda tardía la adelanta un tanto. Teniendo menores disponibilidades de vida activa las primeras, respecto a las segundas, la nutrición o alimentación de sus distintos órganos, principalmente la madera y el fruto, serán proporcionalmente inferiores al de una poda tardía con un mayor debilitamiento de la planta. A primera vista, una poda temprana debe inducir a una menor producción que una poda tardía, con mayores posibilidades de reservas y producción, pero como el aumento de cosecha también debilita, quedan prácticamente compensadas en ambos casos los efectos de la poda, si bien es aconsejable no empezar la poda del viñedo siempre por la misma parcela, si no alternando en todos ellos.
Poda temprana


Poda tardía
Publicar un comentario